CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Y…. ¿la Alianza Federalista apá?

Mancha Humana


Julio Pérez de León, periodista

@Vago_Esteperio

Como lo habíamos anticipado, la Alianza Federalista no aguantaría ni el paso ni el peso de elecciones, muchos de sus integrantes sabían que esa mezcolanza partidista PAN-PRI-PRD lejos de fusión generaría confusión, lejos de confianza generó descrédito y lejos de unidad interpartidista logró polarizar la lucha interna de cada partido.

Los pronunciamientos iban y venían: que, si el manejo de la pandemia era malo, que no llegaban las vacunas, que mejor las compraban los gobernadores inmersos en ese histórico fin de salvar a sus paisanos de las garras del populismo que a cuenta gotas distribuía los frasquitos con el líquido inmunizante cosa que se les dio la oportunidad, peeero sale más barato que las compre la Federación, a fin de cuentas, vaya pues, en ciertos casos es correcto pertenecer al pacto federal.

La retórica aliancista si bien endulzaba los oídos de quienes comulgan con las doctrinas oposicionistas, algo sano, válido y necesario en una democracia, lo cierto es que su utilidad solo fue demagógica. Al viejo estilo de a quien le salió el tiro por culata, a los gobernadores y sus partidos no les salieron bien las cosas, de la trifulca a base de declaraciones y alto contenido mediático no logró salir ni un liderazgo que medio encauce el noble objetivo.

Al contrario, en un capítulo más de “hartos esfuerzo, pero todos aislados” como diciendo “cada cual para su santo”, no se logró trazar un solo eje discursivo más allá de “odien a AMLO”, pero sin propuestas ni de gobierno ni legislativas.

El caso más paradigmático, fue aquél candidato que siendo de derecha pura con aliados en la iniciativa privada, un panista hecho y derecho, se convirtió a la socialdemocracia naranja, y aprovechando que a la población no le queda claro que es una y la otra, y se vota más por imagen y personalidad del candidato, Nuevo León pasó de ser gobernado por un Bronco “sin partido” a un esposo de una youtuber.

El tema no es si los partidos coalicionistas PAN-PRI-PRD perdieron o no gubernaturas y espacios legislativos o si los gobernadores fueron derrotados en sus terruños; la clave de fondo está en que, al parecer, el enemigo está dentro de las filas de esos partidos, que en lo interior no pueden o no quieren trazar un eje que los articule en lo individual para que en lo colectivo ideológico-tripartita se unifiquen las coincidencias más allá de ser oposición al gobierno por ser oposición sin alternativas.

Uno de tantos colmos fue que se retomaron viejos militantes para que con nuevas tecnologías explayaran toneladas de adjetivos y acusaciones, ¿neta?, ¿creyeron que con eso se avanza?

Ya el 2024 está a la vuelta de la esquina, lo único que asume el “bloque opositor” es que la idea de “sumar colores” se vio bonita en la tele y redes sociales, así que piensan replicar, al menos, en lo legislativo y para la Silla eventualmente se formarán dos bloques: PRI y algunos arriesgados y el PAN y sus huestes; la chiquillada parece que tiene bien trazado su orientación futurista, la cosa será ver cuál coalición le quitará votos el PRD… al tiempo.