CITA TEXTUAL

PERIODISMO INDEPENDIENTE

Democracia Sin Fronteras

Enrique Andrade, exconsejero del INE

Twitter: @e_andradeg

La semana pasada en una histórica sentencia la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación declaró la nulidad de la elección de Iliatenco, Gro., por considerar que existieron actos de violencia política en razón de genero, en contra de una de las candidatas a la presidencia municipal.

La propuesta de nulidad presentada por la Magistrada Mónica Soto se basó en analizar si las 14 pintas ubicadas en el municipio, que contenían frases denigrantes en contra de la candidata como las de “las mujeres no saben gobernar”, “ninguna vieja más en el poder”, influyeron en el electorado de forma determinante para considerar la nulidad de la elección.

En el proyecto se analizó que la diferencia de 53 votos entre el ganador y la víctima pudo haberse dado justo por la presencia de estas expresiones de violencia en su contra, de hecho, se demostró que en lugares en donde no estaban estas pintas, la candidata obtuvo una mayor votación, por lo que si era posible acreditar el daño que se le había ocasionado a su derecho de ser votada, además de que estas pintas de ofensa estuvieron expuestas incluso durante tres días antes de la elección, periodo en el que está prohibido hacer campaña.

El precedente de Iliatenco es un claro mensaje de que no se tolerarán expresiones de ofensa en contra de las candidatas por el hecho de ser mujeres; se suma esta sentencia a otra decisión importante de la Sala Especializada del mismo Tribunal Electoral que sancionó a un partido político por que destinó solamente el 22% de sus promocionales a sus candidatas mujeres, por lo que las dejó en desventaja respecto de sus contendientes hombres; no se dijo que era un acto de violencia política, pero si de falta de equidad y de violación al principio constitucional de paridad en todo, debieron de haber destinado el 50% de sus espacios para las candidaturas de mujeres. Los temas políticos de paridad de genero y de violencia política en contra de la mujer van en serio.

 La semana pasada también se anuló la elección en el Municipio de San Pedro Tlaquepaque en Jalisco, pero en este caso fue por la intervención indebida del arzobispo emérito de Guadalajara en la contienda, al llamar a sus fieles vía Facebook a no votar por el partido político Morena y con ello influir indebidamente en el elector, violentando el principio constitucional de separación entre la Iglesia y el Estado. Al final esta sentencia presentada por la Magistrada Janine Otálora es un mensaje de que los ministros de culto no pueden intervenir en las elecciones ni a favor ni en contra de un partido o candidato, en ninguna circunstancia.

El proceso electoral 20/21 que está terminando será recordado por que a pesar de la pandemia la sociedad salió a votar en un 52% y los ciudadanos estuvieron más atentos a lo que realizaron tanto el INE como el TEPJF, como dijo el magistrado presidente, Reyes Rodríguez, esto ayuda a que las decisiones sean más explicadas y mejor entendidas por todos. Las elecciones siguen siendo la vía por la que podemos decidir en paz quien queremos que nos gobierne o que deje de gobernar, los principios constitucionales de paridad en todo,  de la no violencia política de genero y de separación Iglesia Estado hacen que tengamos elecciones legitimas, independientes, justas y genuinas en el país y esto es un avance digno de reconocerse a 25 años de la reforma electoral de 1996.