CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente


Sepa la Bola


Claudia Bolaños, periodista

@claudiabola

En el servicio público se está obligado a hacer lo que dice la ley y nada más, si no se comete una falta, pues no es un tema de contentillo o de creencias, por lo que ahora Jorge Alcocer, secretario de Salud; el ex secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y posible próximo gobernador del Banco de México, así como la oficial mayor de Hacienda, Thalía Lagunas, serán objeto de una denuncia penal por incumplir con sus funciones.

El caso es ejemplar y será interesante ver el desarrollo de esta denuncia, interpuesta por el incumplimiento a suministrar los medicamentos oncológicos a niños y jóvenes de Chiapas, un total de 260 menores de edad.

Las denuncias de los padres de niños con estos padecimientos, han obtenido 220 amparos y otros cien más se espera estén por resolverse. Se espera que a esa denuncia se sumen otras más que seguirán el mismo cauce judicial.

La situación se observa complicada para estos funcionarios y habrá que ver los malabares de la 4 transformación para salvarlos.

La falta del suministro de medicamentos no ha sido cosa menor, son vidas que se van, que se pierden entre el tiempo de espera por problemas internos entre el gobierno y las farmacéuticas a quienes se les quitaron concesiones para surtir el medicamento, y se decidió ir al extranjero a conseguirlos.

Esta semana se aseguró que el medicamento oncológico ya está adquirido, pero no así ya entregado a los hospitales. Han sido meses de quejas y protestas.

Ante el incumplimiento a su deber, el secretario Alcocer, el encargado de garantizar la salud a los mexicanos, a su avanzada edad, esa que lo hace retirarse de sus oficinas a las 3 de la tarde todos los días y requerir un banquito para abordar su automóvil, está en la antesala de ser juzgado por incumplir con sus funciones.

Fue el Vigésimo Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa quien ordenó al Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa denunciar penalmente ante la Fiscalía General de la República (FGR) al secretario de Salud, al ex secretario de Hacienda y a la oficial mayor de Hacienda, por desacato a una suspensión emitida para garantizar el abasto de medicamentos oncológicos.

La situación es clara, y aunque en la 4 Transformación se le intente defender, el funcionario no ha tenido cautela en dos cosas: sus declaraciones y cumplir con sus funciones, porque en el servicio público hay normas.

Este martes, desde la mañanera, Alcocer declaró que aunque válidas, eran exageradas las quejas de los padres de niños con cáncer.

Que mala declaración, que falta de ética y sensibilidad. Nada ayuda al gobierno este tipo de manifestaciones, máxime cuando el propio jefe del Ejecutivo Andrés Manuel López Obrador ha externado su respeto a los padres de estos pequeños que tienen el infortunio de pasar por esta terrible enfermedad, ver amenazado su futuro y tener que soportar la indolencia de funcionarios.

Por ello, ha sido una gran sorpresa el que se ordene la denuncia del secretario de salud y la os otros dos, porque es prueba de que la ley es la ley. Como mancha quedará este caso.

El apercibimiento a estas tres autoridades se da derivado de un amparo, de la Agrupación Mexicana de Oncohematología Pediátrica (AMOHP), que agrupa oncólogos y hematólogos pediatras dedicados a la lucha contra el cáncer en la niñez, por medio de la difusión y capacitación.

De manera silenciosa, esta organización fue avanzando hasta llegar a dar un coscorrón al gobierno, pero otras asociaciones están a la espera de que les llegue su turno.

foto de twitter