CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Nestora Salgado causó daño psicológico a sus víctimas de secuestro: CNDH

María Cabadas

mariacabadas@citatextual.com

Problemas para conciliar el sueño, miedo y desconfianza hacia los demás son algunos de los síntomas que presentaron las víctimas de secuestro, perpetrados por la senadora morenista Nestora Salgado, quien a través de su cuenta de Twitter se autodestapó para ser la candidata de Morena a la gubernatura de Guerrero, en sustitución de su correligionario Félix Salgado Macedonio.

«Construyamos un mejor futuro, es tiempo que el verdadero cambio llegue al estado de Guerrero», escribió la morenista en su cuenta de la referida red social.

Según la recomendación 9/2016 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), consultada por este medio: «los síntomas observados en los agraviados se han conformado como experiencia traumática grave, permeada por sentimientos de desvalidez, vulnerabilidad y pensamientos catastróficos, lo que evidencia un estado emocional afectado, como consecuencia del evento que sufrieron”.

En ese reporte de 176 páginas, la CNDH asegura que las víctimas de la guerrerense, quien en su momento fue cuestionada también por su nacionalidad estadounidense, “presentan un cuadro psicológico similar al de las personas que han sufrido una experiencia de estrés extremo que puede generar una secuela traumática”.

Destaca además que “se observaron síntomas psicológicos acordes con su narrativa de los hechos, y los síntomas observados en los agraviados se han conformado como experiencia traumática grave, permeada por sentimientos de desvalidez, vulnerabilidad y pensamientos catastróficos, lo que evidencia un estado emocional afectado, como consecuencia del evento que sufrieron”.

Señala el caso de una niña de tres años de edad que fue llevada a una casa de seguridad junto con su padre, quien fue torturado por los elementos de la policía comunitaria a cargo de Nestora.

«(La niña) de 3 años pudo escuchar que en el cuarto contiguo (cómo) torturaban a su padre, aun cuando la menor de edad no fue maltratada, y no existía la intención de lastimarla, el contexto del caso, la gravedad psicológica infligida y el daño producido en la menor fueron suficientes para acreditar en su agravio un trato inhumano”, resalta.

De acuerdo con las propias declaraciones de los policías comunitarios que trabajaron bajo las órdenes de la morenista, a los detenidos ilegalmente no sólo se les golpeaba y se les humillaba, sino que eran tratados como esclavos.

“Al detener a las personas las teníamos como esclavos trabajando en el cultivo del maíz, frijol (…) yo personalmente le dije al señor ( ) en una ocasión que fue a visitar a (un detenido) que si no juntaba la cantidad de veinte mil pesos ya no iban a saber nada de su familiar (…) como sus familiares no nos proporcionaban el dinero que les pedíamos los castigábamos dándoles de comer únicamente dos veces al día”,  comenta uno de los policías involucrados con esos casos.

Este hombre agrega: “En la Casa de Justicia tuvimos detenidas a cinco mujeres de Olinalá que ya fueron liberadas porque sus familiares dieron dinero, que por una de ellas sus familiares dieron veinte mil pesos”, y señala que Néstor Salgado  y otros miembros de la Policía Comunitaria “eran los que decidían el pago por la libertad de las personas que teníamos encerradas”.

foto de twitter