CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Los incentivos perversos y Luis Videgaray

Julián Andrade

@Jandradej

@ElBastiondeP

La ruptura en lo que fue el grupo gobernante de 2012 a 2018 es profunda e irreversible. Las investigaciones en torno a los presuntos sobornos de Odebrecht y a los desvíos de la llamada Estafa Maestra, están abriendo diversos flancos.

Por lo pronto, Luis Videgaray salió al paso de lo que en teoría estaría pensando Rosario Robles declarar. Digo que es todavía especulación, porque no existe declaración ministerial alguna y hasta hora lo que sabemos es por los dichos del abogado, Arturo Ramírez, de quien fue secretaria de Desarrollo Social.

Videgaray señala que entiende la situación por la que está pasando su ex colega y visibiliza el incentivo de la Fiscalía General de la República (FGR) para obtener la colaboración de quien ahora estaría dispuesta a acusarlo y a confesar toda una trama de desvío de recursos con fines electorales: Las ordenes de aprehensión por delincuencia organizada y lavado de dinero.

Ahí percibe Videgaray el resorte que precipitó a Robles a romper con su pasado y a sumarse a la red de testigos de oportunidad o protegidos.  Y sí, para Robles la diferencia es entre algunos años en prisión a décadas tras las rejas.

Quien fungió como titular de Hacienda se adelanta a lo que podría venir y recuerda que él no era jefe de una secretaria de Estado, ya que se trata de pares y, algo que no se puede dejar de lado, que entre 2017 y 2018 se ocupaba de la cancillería, dependencia que no maneja recursos y que no puede girar instrucciones a quienes lo hacen.

Ante esto, Videgaray siguiere que cualquier señalamiento en su contra deba ser descalificado por su falta de lógica.

En efecto, si aquellos presupuestos resultaron utilizados con fines políticos, se requerirá de mayores evidencias, inclusive ante el propio desastre que sufrió el partido que se encontraba en el poder y que quedó en el tercer lugar de la contienda.

El problema de fondo, me parce, es la utilización misma de los testigos colaboradores, cuya función es la de acusar y no la de esclarecer. Por lo pronto, Videgaray no parece dispuesto a no defenderse y habrá que esperar los ases que puede tener bajo la manga, en un proceso judicial que puede definir, no solo el presente, sino las posibilidades mismas de un futuro.