CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Los fantasmas de San Fernando

Marcaje Personal

Julián Andrade

@JandradeJ

@ElBastionDeP

Los 19 cuerpos calcinados  encontrados en un rancho del poblado de los Tres Portones en Tamaulipas, este sábado, son un aviso, un duro recordatorio de que los grupos criminales pueden causar, como causaban, cualquier atrocidad.

Las autoridades creen que, en todo caso, el suceso se explica por rivalidades entre el cártel del Noreste y el del Golfo, que disputan palmo a palmo la región y sin contemplación alguna. De ello, sin embargo, se puede desprender otras explicaciones.

Es imposible no pensar en San Fernando y sus 72 migrantes asesinados en 2010. Aquel suceso de espanto marcó toda una época y dejó en evidencia la vulnerabilidad de quienes viajan y cruzan México buscando mejores oportunidades en Estados Unidos.

Aún es pronto para saber si las víctimas son viajeros centroamericanos, probablemente guatemaltecos,  y si se trata de otro ataque contra migrantes, como los hay con frecuencia en la franja fronteriza con Texas.

La posibilidad, sin embargo, invita a la reflexión sobre lo que está ocurriendo a partir de que la Guardia Nacional cerró la frontera sur y se convirtió en un muro, quizá no como el que pretendía Donald Trump, pero un obstáculo al fin.

Los migrantes, ya lo sabemos, son presas de todo tipo de presiones y extorsiones y esto es así porque la política cambió de modo radical desde hace unos dos años.

¿A quién pueden acudir? A nadie y están a merced de los grupos de coyotes o de las células criminales que los secuestran para exigir rescate a sus familiares.

Eso es lo que inquieta, porque podríamos estar entrando en un  territorio violento, donde no habrá forma de meter orden desde la operación del estado en el corto plazo cuando menos.

 Lo ocurrido, por supuesto, implica un desafío y ojalá que las autoridades de todos los niveles estén a la atura de las circunstancias.