CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

La tercera ola y las elecciones

Democracia Sin Fronteras

Enrique Andrade

@e_andradeg

En estos días de Semana Santa en que se nota una relajación del confinamiento y también de la practica de las medidas sanitarias, tanto en centros vacacionales de playa o de campo, como en las mismas ciudades, existe la alerta que pocos han tomado en cuenta de la existencia de la tercera ola del Coronavirus y de sus muy preocupantes  consecuencias, tanto por la propagación de las nuevas variantes  más contagiosas que lo que fue la llamada primera cepa, como por que la vacunación en que estaban puestas muchas esperanzas ha sido más lenta de lo previsto.

La tercera ola está ya presente en Francia, en donde desde el pasado 19 de marzo se decretó un nuevo confinamiento por un mes por parte del presidente Macrón, debido a la saturación de los hospitales y el aumento de contagios por día. En Alemania igual se ha advertido de que la tercera ola será más letal que las dos primeras principalmente por la presencia de las nuevas variantes; están registrando 21573 contagios por día y por ello la recomendación es disminuir los contactos personales y evitar los desplazamientos tanto internos como al extranjero.

La Organización Mundial de la Salud, ha advertido que la presencia del virus está provocando el aumento de contagios, 465,000 por día, principalmente en Europa y que la vacunación es tan lenta que no ha ayudado a la disminución de la propagación. En el caso de América Latina en Brasil existe una variante que está provocando cerca de 3000 fallecimientos por día, no solamente más contagiosa, sino más letal.

En México ya la coordinadora General del laboratorio de Genética Molecular de la UNAM, Laura Ann Ximenez, advirtió el pasado 28 de marzo que la tercera ola llegará en 2 o 3 semanas y que es como un tsunami; inevitable y con efectos devastadores, mas si consideramos que en el país menos del 10% de la población ha recibido la primera dosis de la vacuna y que la Semana Santa, lamentablemente, será seguramente una época de esparcimiento pero del virus y de sus variantes, a pesar de que ahora en el mapa del país según el gobierno, se observa en la mayor parte el semáforo amarillo y en algunas zonas hasta el verde, lo cierto es que la nueva ola está a la vista.

Llama la atención al colectivo que a partir de mediados de abril puede ser que nos encontremos con esa llamada tercera ola y que en lugar de que sigamos pensando en las vacunas, nos tengamos nuevamente que encerrar, por el miedo al contagio; justo a 45 días de las elecciones del 6 de junio, con una sociedad polarizada, con  un INE y un Tribunal Electoral golpeados por distintos sectores en su base de confianza, con funcionarios de casilla sin vacunas y ciudadanos con temor a participar y a votar; además con dudas sembradas desde el poder, sobre la legalidad de la elección y  la certeza de sus resultados.

Pareciera ser que más que a una tercera ola, México se enfila hacia la tormenta perfecta, en donde el Tsunami que está pegando en Europa parecerá como un ligero norte en Veracruz, ya que no solamente estará en juego la salud de las personas, sino la salud de nuestra democracia y de nuestro futuro.