CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

La fuerza y confianza del voto

Democracia Sin Fronteras

Enrique Andrade

@e_andradeg

En días pasados en el INE se llevó a cabo un acto muy importante para la organización de las elecciones del 6 de junio y fue que se sorteó la letra que servirá para ubicar a los ciudadanos que podrán ser funcionarios de casilla, la “A” fue la letra que ganó y por lo tanto los ciudadanos cuyo apellido paterno inicie con esta letra serán los primeros en ser visitados por los más de 42 000 capacitadores, para invitarlos a participar ese primer domingo de junio. (Aguilar, Álvarez, Andrade, Amador, Etc.)

Es el primer acto de la cadena de confianza en las elecciones ya que quienes reciben y cuentan los votos son los propios ciudadanos que ni son gente que trabaja en el gobierno, ni en el INE, ni en los partidos políticos; no cobran y solamente reciben un apoyo para comida, ya que el trabajo que harán por la democracia les ocupará unas diez horas de ese domingo y el único agradecimiento que reciben es el de los propios ciudadanos que les reconocen este esfuerzo y de las distintas autoridades electorales.

Este año la tarea de los capacitadores para conseguir 1.2 millones de personas para las 165 000 casillas en todo el país, será doblemente complicada, por la existencia de la pandemia y por el miedo que se tendrá de poder ser contagiado, desde luego que habrá medidas sanitarias obligatorias como uso de cubrebocas y sana distancia, pero aún así existirá el temor por parte de algunos.

Ya los ciudadanos nos hemos dado cuenta que el voto cuenta y se cuenta bien, hemos podido cambiar a los gobiernos tanto en el país, como en los estados, de 2014 a la fecha la alternancia de los partidos en el gobierno es la regla y no la excepción. Se vota, de acuerdo a lo que pensamos que será lo mejor para nosotros y nuestras familias, por sus propuestas, por sus dichos, por su historia de vida; hemos elegido a personas y partidos distintos en 2012, en 2015 y en 2018, votamos por la confianza o desconfianza que nos inspiran, por lo que nos prometen o por lo que vivimos; cada vez se nota más la fuerza del voto.

Hoy, también sabemos que no todos son iguales como a lo mejor decían nuestros papás, tienen los políticos distintas formas de pensar, diferente preparación académica y estrategias para resolver los problemas del país. De hecho, también la semana pasada el INE aprobó las plataformas electorales de los partidos y coaliciones y ahí nos damos cuenta www.ine.mx, de las diferencias por ejemplo entre Morena y el PAN y el PRI, lo que opinan, de como está el país y que hay que cambiar, o por que se dice que vamos bien; estas plataformas deben de conocerse por los ciudadanos antes de votar para poder tomar una decisión informada.

Es importante votar para decir si estamos o no de acuerdo con nuestro gobierno, con nuestro diputado, con nuestro alcalde; con lo que propone hacer; no con lo que dice porque ya sabemos que no se trata de decir sino de hacer y la realidad siempre va a ser más fuerte que mil palabras. 

El voto no es una forma de agradecer un apoyo del gobierno, es independiente, los apoyos no se van a quitar; no se debe de vender, no se puede comprar, nuestro voto es nuestra voz, que como hijos o como padres debemos de emitir cada uno personalmente sin que nadie nos diga por quien; debemos pensar que quiero yo para mi y para mi familia, que quiero para sentirme bien, tener salud, tener trabajo, estar seguro, poder estar bien, esa es la fuerza de nuestro voto. 

Si nos llegaran a invitar a ser funcionarios de casilla, vale la pena que aceptemos, que podamos vivir esa experiencia democrática y que podamos constatar personalmente que no hay trampa ni truco y que los ciudadanos que participamos queremos seguir viviendo en democracia y renovar cada determinado tiempo a nuestros representantes, de una forma pacífica, con la fuerza de nuestro voto.