CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Marcaje Personal

Julián Andrade, escritor, periodista y fundador de El Bastión de Papel

@JandradeJ @ElBastiondeP

Este miércoles inició el juicio a los responsables del peor atentado terrorista de la historia de Francia. El 12 de noviembre de 2015 un comando de 10 integrantes del Estado Islámico (EI) hizo estallar bombas en el Estadio de Francia y tiroteó a civiles en cinco establecimientos en París. El saldo: 130 muertos. Hay 20 acusados.

De los terroristas que participaron de modo directo en los ataques, solo queda con vida Salah Abdeslam, quien logró huir a Bélgica pero fue detenido cuatro meses después de los hechos.

Abdeslam ha establecido su defensa, argumentando que se arrepintió de hacer daño, aunque diversos peritajes señalan que la bomba que utilizaría era defectuosa y por eso no se activó.

Pero al margen de sus argumentos, lo relevante es que Francia entrará en un proceso de discusión sobre el terrorismo y la forma de enfrentarlo. Serán nueve largos meses de duración del sumario.

Serán semanas difíciles y de retorno a lo ocurrido aquella fría noche de noviembre. Pero a la vez significarán la constatación de que la ley funciona y de que tiene sentido el proteger a la democracia y al Estado de Derecho, inclusive en las coyunturas más comprometedoras.

El diario Le Monde, en su editorial, señaló que se trata de demostrar que el terrorismo se combate con el derecho y solo con el derecho y que el desafío consistirá en juzgar a los terroristas en democracia, lo que contrata con Estados Unidos y su prisión en Guantánamo, Cuba.

Muchas cosas han pasado en los últimos seis años. El Talibán acaba de retomar el poder en Afganistán, pero tiene al EI como uno de sus peores enemigos.

El 11 de septiembre se conmemorarán los 20 años de los atentados a las Torres Gemelas en Nueva York organizados por Al Qaeda, otra organización siniestra y peligrosa, pero que ha padecido un ataque constante del ejército de Estados Unidos y de algunos de sus aliados.

Dos décadas después del ataque en Nueva York y seis años posteriores a la masacre en París, hay una compresión más amplia del riesgo que implica la acción de grupos fundamentalistas e ideológicamente totalitarios. ¿Está más seguro el mundo y en particular las democracias occidentales? No lo sé, pero se aprendió de aquella historia.

Es muy importante tener en cuenta que los terroristas no han podido terminar con las libertades, a pesar de que cada uno de sus ataques tiene el objetivo de que las fuerzas de seguridad se endurezcan para lograr reacciones de la sociedad.