CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Impulsa el FMI que paguen más impuestos los que más ganan

Mancha Humana


Julio Pérez de León
@Vago_Estepario

El reciente informe de la organización ProPublica fue claro y contundente: los multimillonarios no pagan impuestos, bueno eso, comprobado al menos en la “tierra de las oportunidades”, en ese planeta de punto y aparte de la igualdad, la equidad, la libertad, las garantías plenas a todos los derechos y que se viste de rojo y azul con barras y estrellas.

Si bien de aquél lado de la frontera norte los potentados sostienen un ejército de contadores y abogados fiscalistas que logran evadir y eludir (al mismo tiempo) los impuestos aprovechando lagunas en materia fiscal, en México fueron los gobiernos federales quienes le dieron luz verde a los grandes conglomerados para eludir el pago de las tasas impositivas.

A poco más de 400 mil millones de pesos llegó la sangría al erario por ese concepto, solo en los gobiernos de Calderón Hinojosa y Peña Nieto, según dio a conocer el Sistema de Administración Tributaria (SAT) en el 2019; la desproporción en las tasas impositivas es tal que en el 2016 los grandes contribuyentes pagaron 1.65% del ISR cuando la ley establece el 33%, en contraste, las personas físicas cubrieron 25.4% y 11.4% en sueldos y salarios, según la misma dependencia.

Esta es una de las partes nodales de la próxima gran reforma fiscal que se avecina, según el Fondo Monetario Internacional (FMI) América Latina es la región con mayores desigualdades en este y otros rubros, sin embargo, en defensa de las anteriores administraciones federales, hay que decir que solo obedecieron los dictados del FMI en esa materia.

Sin embargo, en un brusco golpe de timón, ahora es el propio FMI el organismo que presiona a los gobiernos de la región a invertir ese desequilibrio, esto es, que los ricos paguen mucho más en impuestos, de lo contrario, alertó Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, América Latina no se desarrollará.

Es menester recordar que en México cuando se trató de cobrar los impuestos condonados a los grandes corporativos desde televisoras a tiendas departamentales, se originó la cascada de apelaciones y los organismos cúpula patronales y empresariales entraron directamente al quite, incluso, creando su propio brazo de “enojo social” a través de Frena, impulsaron candidaturas del autodenominado bloque opositor (PAN-PRI-PRD), fue curioso, para usar un eufemismo, ver cómo la derecha y la izquierda de unieron para defender a la clase patronal.

Seguramente veremos más plantones en el zócalo capitalino con casas de campaña vacías al iniciarse los escarceos en las cámaras legislativas.

Pero… “Es necesario tener un sistema tributario mucho más progresivo donde (…) los segmentos más altos de la población paguen mucho más y luego hay que tener un sistema económico en el que la competencia económica sea mucho más fuerte de lo que es hoy. América Latina no puede ser la región más desigual del mundo y saltar a la siguiente etapa de desarrollo económico”, insiste Werner.

Lo que hay de fondo, es una encarecida demanda por mejorar la distribución de los ingresos, por el momento, pese a la asonada de la iniciativa privada nacional que escamotea inversiones en México, llegan recursos del exterior y el país ha vuelto al top ten de los países receptores de Inversión Extranjera Directa (IED), veremos si después del planteamiento de la reforma fiscal se mantiene la tendencia o cae.