CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Haití: cuando se juntan los temblores

Marcaje Personal

Julián Andrade, escritor, periodista y fundador de El Bastión de Papel

@JandradeJ

Las desgracias nunca vienen solas y eso en Haití parece ser una regla inquebrantable. El viernes, el juez de instrucción que tendría la responsabilidad de indagar el asesinato del presidente Jovenel Moïse renunció al caso. Ese mismo día, volvió a temblar.

Tiene motivos Mathieu Chanlatte ya que no se le apoyó con las herramientas mínimas para hacer su trabajo. Pidió seguridad para él y su familia, pero solo le asignaron un agente que hace las veces de chofer, en un auto que es del propio juzgador y que cuenta con más de 10 años de antigüedad, por lo que, con frecuencia, tienen que ir al taller.

Esto se lo reveló al diario Le Nouvelliste de Puerto Príncipe. La conmoción en la clase política y entre los jueces no se hizo esperar, pero será sepultada por una urgencia más apremiante: atender los daños causados por un temblor de 7.2 grados que tuvo su epicentro en el sur del país y que afectó también a República Dominicana y a Cuba.

Los fallecidos a consecuencia del sismo ya llegan a los mil 279, al menos cinco mil 700 heridos y 13 casas destruidas, pero reportes de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Estado de Haití y  del Observatorio y la universidad de la Costa Azul en Francia, esperan que las consecuencias, comparadas con el temblor del 12 de enero de 2010, sean menores.

Lo evidente y por desgracia, es que Haití profundizará la crisis política en la que se encuentra, porque la suma de problemas que desatará la atención de la emergencia complicará inclusive la realización de las elecciones el próximo mes.

Por lo pronto, el Tribunal de Primera Instancia de la capital haitiana, deberá nombrar a otro juez para que indague el magnicidio de Jovenel, con el agravante de que Chanlatte advirtió que recibió amenazas, pero quiso dejar muy claro que ni siquiera tuvo acceso al expediente, esto como un intento de salir del radar de quienes se alinean para que la tragedia y el crimen permanezcan en la impunidad, sobre todo en lo que respecta a los autores intelectuales de la muerte del presidente en su propia residencia.