CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Filtración nuestra de cada día

Mancha Humana


Julio Pérez de León
@Vago_Estepario

No se trata de payasadas o de malas actuaciones (con las que exhibieron en las teleburradas es suficiente) de los histriónicos personajes que son “empujados” por los partidos políticos como candidatos a algún puesto de representación popular, las recientes declaraciones de abanderado de Redes Sociales Progresistas, Alfredo Adame, en el sentido que se embolsarían la gran parte de los recursos públicos asignados a las campañas.

De entrada, parece extraño que los líderes celebren reuniones con sus nuevos peones, y más aún que les suelten temas tan delicados como el quedarse con esos recursos (cosa que parecía muy contento y alegre el “actor”) como si le tocara gran parte de ese pastel. ¿Será tan fácil quitarse de encima a la Unidad de Fiscalización del INE?

Lo siguiente que le soltaron fueron las expectativas de la cantidad de legisladores que obtendría ese partido de nueva creación y el apoyo que dría a Morena para seguir con sus reformas, y de remate, como en los viejos tiempos del PRI ya hasta se habla del próximo presidente (ni siquiera suspirante o aspirante o ante-pre-candidato) con nombre y apellidos.

Pero de fondo y lo importante aquí no es lo anterior, de hecho, ni sorprender debería, eso de “los negocios” y las expectativas son pues pecata no minuta; pero el punto central es la directa y descarada intervención de las líneas telefónicas, recuérdese que en 2017 se popularizó la llamada Ley de Espionaje Telefónico, la cual está regulada en el Código Penal Federal (artículo 177), la Ley de la Policía Federal (art. 48), la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada (art. 252), y la Ley de Seguridad Nacional (art. 33), la cual, desveló sin querer queriendo los millones de dólares invertidos por centrales de inteligencia mexicana en sistemas israelíes de espionaje.

Pero como otras tantas leyes reglamentos es letra muerta, antecedentes hay suficientes como para que cualquiera que vive o aspire a vivir del presupuesto se sienta amedrentado, sin embargo, se les olvida que hay “pajaritos en el alambre”; el caso de las grabaciones en video del Señor de las Ligas embolsándose la lana, o la de Carlos Imaz en el mismo tenor. Así como al presidente consejero del INE, Lorenzo Córdova, burlándose del mal habla en español de los indígenas que acudieron al organismo. Por citar los que vienen a la memoria.

Si bien es cierto son coadyuvantes para desvelar, en términos generales las tranzas tan comunes en el gremio político nacional, estatal y municipal, y cuyos casos citados incomodaron a más de uno, y se resolvió crear la citada ley, lo cierto es que sigue en el sueño de los justos.

Cabe recordar los casos más recientes: como el de Pío López Obrador y el de los diputados panistas con los sobornos por la Reforma Energética, pero… ¿quién investiga?, ¿cómo van esas pesquisas, si es que las hay?