CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Periodista y Escritor

Fiasco de la vacuna, la marca de la casa

Canela Fina

Rubén Cortés

@Ruben_Cortes

El arte de Birlibirloque del presidente para disfrazar de generosidad con otros países la renuncia a las vacunas antiCovid que nunca tuvo, está en la línea de su veteranía para manejar la propaganda, al más puro estilo castrochavista.

Así ejecutó, desde la oposición, el famoso “Caso Hildebrando” para acusar a Felipe Calderón de “tráfico de influencias”, con varias cajas de “documentos” que estaban vacías. Sí, como con las cajas de vacunas que ha mostrado ahora, y sepa si todas tenían vacunas. 

Durante el segundo debate presidencial de 2006, acusó a Calderón de beneficiar, como secretario de Energía de Fox, a la empresa de un cuñado, Hildebrando, S.A. de C.V., con dos mil 500 millones de pesos y evasión de impuestos.

Claudia Sheinbaum y Gerardo Fernández Noroña llevaron a la sede del PAN diablitos con cajas de “copias de los delitos cometidos”, pero éstas no contenían nada. AMLO argumentó que “a lo mejor se les olvidó llenar las cajas, pero lo que importa es la verdad”.

También presentó “cajas de pruebas” cuando en 1994 perdió la elección en Tabasco. El juicio, que duró más de tres años, demostró que las “cajas de pruebas” contenían fotocopias de materiales sin validez judicial alguna por ser “fácilmente falsificables”.

Tras la derrota en la elección presidencial de 2012, también presentó pruebas para demostrar que le habían robado la victoria, a pesar de haber perdido por más de tres millones de sufragios y alegar “violación a los principios del artículo 41 constitucional”.

En un documento certificado por un notario, enumeró, entre otras, las siguientes pruebas:

—Un chivo

—Dos patos

—Unos pollitos recién nacidos

—Un juego de platos con propaganda “children dinners set”

—Cinco tarjetas “Monex Lealtad”

—Dos celulares “Alcatel”

—Dos vasos de vidrio “Peña Nieto”

—Tres jarras plásticas

—16 vasos de plástico

—7 mandiles

—1 lonchera de plástico tricolor

—4 comales

Tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, creó para los damnificados el fideicomiso “Por los demás”, con número 73803, en Banca Afirme. Reunió 78,8 millones de pesos, de los cuales ni un peso fue a los damnificados: fueron a la campaña presidencial.

De los 70 sujetos sacaron 64,5 millones en cheques de caja del famoso fideicomiso de Morena ninguno era damnificado y todos eran militantes de Morena. El INE lo consideró “fraude a la ley”, pero el hoy presidente acusó al INE “complot” y “vil venganza”.

Hace menos de un mes, su gobierno informó que dejó sin electricidad a 10 millones a causa del incendio de herbazal, y aceptó que era falso el documento con el que lo informó, pero que eso no era mentir, sino “capacidad para rectificar”.

Ajá. Como las vacunas que regalan, sin haberlas tenido nunca.