CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

¿Escriben partidos su destino manifiesto?

Mancha Humana

Julio Pérez de León
@Vago_Estepario

La algarabía que traen los partidos políticos en general, pero más acentuado en los de oposición al gobierno federal, deja en descubierto que ni la militancia ni los simpatizantes son relevantes en aras de ganar espacios, para el ejercicio electoral 2021 se trata de obtener la mayoría en la Cámara de Diputados, en legislaturas locales y, al menos, retener algunas gubernaturas.

En un círculo vicioso que no alcanza a cuadrarse, en una esquina se dejaron los principios e ideologías en cesto de la basura –como ya hemos insistido en esta columna. En otro rincón, partidos malogrados que no alcanzaron su registro y algunas asociaciones civiles lograrán colocar en la boleta a algunos de sus dirigentes (el trato a los seguidores es el mismo que militantes, quedan fuera) como candidatos externos a los partidos, con esta modalidad, se brincan el penoso andar de buscar apoyo ciudadano para construir candidaturas independientes.

Lo anterior, generó un tercer recoveco, las pugnas internas y denuncias públicas ya no sólo por puestos o cargos que entre cuates, amigos del amigo del vecino, del compadre, se prometen sino por el modelo de designación de candidatos, donde el esquema de cercanía del eventual abanderado/a con la dirigencia se disfraza de encuesta.

Manifestaciones de descontento que a gritos y sombrerazos y no en pocos casos puñetazos y hasta machetazos salieron de los locales partidistas distritales a los municipales, a los estatales y hasta los nacionales para inscribirse en los medios de comunicación, en donde, el ciudadano de a pie, ése último eslabón en una democracia participativa es relevante sólo un día cada tres años, y que ve cómo se medió matan sus líderes sociales.

La cuarta esquina de este cuadrado que se resiste a ser un círculo virtuoso, es un remate por demás hermoso y espléndido, cuya monstruosidad es un cabo suelto pero resuelto: los candidatos/as. El doctor Laurence J. Peter, publicó su célebre Principio de Peter, en el que un ser llega sea por azar o impulsado de manera bondadosa por un mecenas a un puesto o cargo para hacer valer su máximo grado de inutilidad.

Sobre esos espaciosos sillones en las cámaras han empollado las hemorroides no solo políticos de carrera, sino veterinarios, abogados, médicos en general, ingenieros, agrónomos, entre otra pléyade de personajes que fueron aprendiendo en el camino porque así parecía interesarles.

Pero esta vez, más que en otros procesos electorales se verán en las boletas, personas de la farándula venidas a menos, exdeportistas, exmisses, exmodelos, expayasos, exluchadores libres, de todo menos, expertos. Sustituirán a exstripers, excantantes, a los que se le suman abusadores sexuales, gente perseguida por robo, corrupción, cohecho… mucho material excretable.

¿Tendrán conciencia las dirigencias partidistas que cavan su tumba?