CITA TEXTUAL

PERIODISMO INDEPENDIENTE

El terror a un lado de la carretera

Marcaje Personal

Julián Andrade, escritor, periodista y fundador de El Bastión de Papel

@JandradeJ @ElBastiondeP

El misterio de la carretera 85, la más peligrosa de México y acaso del mundo, donde en los últimos meses han desaparecido al menos un centenar personas, quedó resuelto, pero solo para entrar en una espiral aún más terrorífica.

En efecto, en los alrededores del kilómetro 26, en Tamaulipas, se acaba de descubrir un campo de exterminio. Todavía no se conoce el tamaño del hallazgo, pero se sospecha que muchos de los viajeros de los que no se supo más, murieron en ese lugar.

Desde el 1 de julio, las autoridades habían montado un operativo, luego de las múltiples denuncias y del escándalo que provocaba el que en una carretera de esas características y que une a Nuevo León y a Tamaulipas pudiera estar ocurriendo lo que ocurría.

Inclusive se utilizaron drones, que permitieron que familiares de desaparecidos observaran, en algunos momentos, el despliegue policial, ministerial y pericial que se estaba realizando.  

Activistas que supieron del asunto, señalan que en el terreno, descubierto por la Comisión Nacional de Búsqueda, se encontraron tambos todavía tibios, acaso por los ácidos que se utilizan para disolver los cuerpos.

En el lugar hay un horno crematorio en el que se encontraron diversos óseos. Por el momento es imposible determinar si corresponden a los de alguna persona reportada como desaparecida.

Es de esperar que el descubrimiento signifique el inicio de una indagatoria que conduzca a la localización de los criminales y que estos sean detenidos para ser llevados ante un juez.

De otro modo, solo estaríamos ante el recuento del espanto y es espera de otra atrocidad de la misma o de mayor magnitud, en una especie de cuento de nunca acabar.

Este campo carretero, se suma al de La Bartolina, en Matamoros, donde también se han realizado búsquedas.

A estas alturas, es claro que los grupos criminales que operan en territorio tamaulipeco, lo siguen haciendo con una alta dosis de barbarie, como en los momentos más crudos del auge de organizaciones como Los Zetas.

Pero también estos lugares de muerte colectiva, son una muestra de todas las debilidades institucionales que nos aquejan y que hacen que México sea uno de los países más peligrosos y con mayores niveles de impunidad.

El reino del terror, con todo lo que ello implica.