CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Marcaje Personal

Julián Andrade, escritor, periodista y fundador de El Bastión de Papel

Aún recuerdo cuando José Luis Santiago Vasconcelos, el entonces titular de la Unidad de Combate al Crimen Organizado, nos dijo, a un grupo de reporteros, que en los próximos años viviríamos una batalla intensa por las drogas de diseño.

Esto traería aparejados mayores índices de consumo, ya que las pastillas suelen ser más amables, pero también derivaría en organizaciones más peligrosas, con mejor armamento, prácticamente de guerra. Así fue. Santiago Vasconcelos era una mezcla de previsor y de perspicaz, condiciones de todo buen investigador ministerial.

Ahí están, como ejemplo, los cárteles de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación, los que aprovecharon los cambios en el mercado e inclusive en las modalidades del tráfico.

A inicios de siglo, los narcotraficantes se dieron cuenta que la fabricación de drogas era un negocio mucho más redituable. Los hermanos Amezcua, antecedente del CJNG,  conformaron un grupo poderoso justo con las metanfetaminas.

Otras bandas también innovaron, en Tijuana, los hermanos Arellano Félix entraron en el negocio de la Ketamina. Una droga que se utiliza en veterinaria en alguna de sus derivaciones, pero que en humanos produce euforia, es extremadamente peligrosa y puede causar convulsiones, derrames cerebrales y paros cardiacos. Muchos jóvenes estadounidenses la consumían en las ciudades fronterizas y ello generó alarma.

Por ello la DEA realizó la Operación Púrpura, que tuvo un impacto en ambos lados de la frontera y donde la participación de la PGR resultó vital.

Se catearon laboratorios, en ambos lados de la frontera, y se dio un buen golpe a las organizaciones de bandidos. El problema es que es como el cuento de nunca acabar, como un camino sin fin.

La DEA acaba de anunciar el despliegue del operativo Rompeolas que tiene como propósito el detener el tráfico de fentanilo en la frontera con México. Uno de los objetivos es el cártel de Sinaloa que es uno de los que más droga introduce y más tramos del mercado controla, como los de las metanfetaminas, cocaína y en menor medida marihuana.

En su informe sobre Drogas en 2020, la agencia ya perfilaba al grupo que alguna vez dirigió Joaquín El Chapo Guzmán, como el más peligroso.

Habrá que ver si la coordinación con las autoridades mexicanas es la adecuada, ya que las relaciones no pasan por su mejor momento y sobre todo desde que se estableció una reglamentación para las actividades de los agentes extranjeros que las hace prácticamente imposibles.

Más vale, sin embrago, que también aquí exista un rompeolas, porque ya se sabe lo que ocurre dónde no lo hay.