CITA TEXTUAL

PERIODISMO INDEPENDIENTE

El peor desde De la Madrid

Canela Fina

Rubén Cortés, escritor y periodista

Twitter: @ruben_cortes

Los pronósticos más malos indicaban que la economía mexicana quedaría en cero en el tercer trimestre del año, pero cayó a menos 1.2 por ciento. Pero esos datos ya sólo importan a expertos. Hoy mismo serán olvidados con una venta de humo en la mañanera.

Están sepultadas las promesas de campaña, como la del crecimiento del PIB anual de cuatro a seis por ciento. En 2019 fue de cero y en 2020 de menos 13 por ciento. Esta administración tendrá el peor PIB desde el sexenio 1982-88, según Banco Base.

También está hundida la promesa del fin de la violencia: en tres años van 103 mil 709 asesinatos. O sea, al gobierno que iba a acabar con la violencia sólo le faltan 56 mil muertos para igualar el número de homicidio registrados durante todo el sexenio pasado.

Además, le restan apenas 21 mil homicidios para igualar todos los del gobierno de Felipe Calderón, y ya rebasó los 70 mil de los seis años de Vicente Fox. Más fácil, veamos el promedio de crímenes por día y mes, de cada gobierno:

–Con Fox, el promedio diario fue de 32 asesinatos y de 973 al mes.

–Con Calderón, el promedio diario fue de 56 asesinatos y de mil 689 al mes.

–Con Peña, el promedio diario fue de 72 asesinatos y de dos mil 182 al mes.

–Con el actual presidente, el promedio diario de asesinatos es de 101 y de tres mil 51 al mes.

Sucede igual con la pobreza, que aumentó a pesar de que el slogan sigue siendo “Primero los Pobres”: en 2018 había 46.6 millones de pobres y hoy hay 50.4 millones; en 2018 había 7.8 millones de pobres extremos y hoy hay 9.4 millones.

Ya son cifras sólo para gente que hile fino. Hoy el presidente dice que es de ricos criar mascotas y sus críticos dirán que es que no lo cuidan, que está fuera de la realidad y, los más rebuscados, que padece de hibris,que es desmesura del orgullo o impulso iracundo.

Pero él juega y disfruta. Su primer titular de Hacienda, Carlos Urzúa, afirma que la alarma económica se vuelve a encender, pues el PIB trimestral es inferior al de hace nueve años. “Urge un golpe de timón”, afirma. Pero sabe que eso no ocurrirá. Por eso le renunció.

¿Cuál golpe de timón? Ya es sabido que el sistema de gobierno de la autollamada “Cuarta Transformación” es muy simple y sólo consiste en engrosar la lista de dependientes de sus programas sociales. Igual que Cuba y Venezuela.

Es como en La boa: lo saben, lo saben.

Sin embargo, es más cómodo instalarse en el diván de la esperanza.