CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

El neo franquismo y el extravío

Marcaje Personal

Julián Andrade, escritor, periodista y fundador de El Bastión de Papel

@JandradeJ

Un puñado de senadores panistas decidieron reunirse y homenajear a uno de los personajes más impresentables de la política española, el líder de Vox, Santiago Abascal. 

Es un tipo racista y machista, enemigo de los migrantes y nostálgico de la dictadura franquista. Es un ejemplo del populismo derechista que avanza en Europa.

El pretexto de su visita, fue animar a los panistas a firmar la “Carta de Madrid”, un documento de compromisos delirantes y entre ellos los de luchar contra la amenaza comunista en la “iberosfera”, término acuñado por él y que da pie al nombre del órgano oficial de su partido: La Gaceta de la Iberosfera.

¿De verdad los senadores del PAN creen que estamos en el umbral de la abolición de la propiedad privada y la dictadura del proletariado?

¿En serio creen que un fantasma recorre el continente y en particular donde se habla español? No hay nada de ello, por supuesto, al margen de que los populismos que gobiernan en algunos países de América Latina sí sean un riesgo para las libertades, como en Venezuela o Nicaragua.

Es evidente, por lo demás, que en México hay desafíos y muy graves que pueden implicar el  debilitamiento democrático, las propuestas de reforma electoral, por no ir más lejos, pero no tienen nada que ver con la lectura ultraderechista del señor Abascal.

Un error grave para un partido, el PAN, que intenta colocarse en el centro del espectro político y que trabaja para la construcción de una alianza con el PRI y el PRD en 2024, el festejar tertulias con un sujeto que niega los valores democráticos cada que puede y puede con mucha frecuencia.

Es probable que los senadores  hayan acudido a la conversación con Abascal por ignorancia, por creer que hacían geopolítica, aunque es inquietante que la cita responda a ciertas convergencias con una organización neofascista. Me inclino a pensar lo primero.

Diversos sectores del panismo se han deslindado de semejante encuentro, para colocarlo en la esfera de las decisiones personales de los senadores y de su coordinador, Julen Rementería.

Por ello diversos personajes del panismo histórico y entre ellos el ex presidente Felipe Calderón y el senador Gustavo Madero, se han deslindado de las implicaciones que tuvo el encuentro con Abascal, para dejar claro, de paso, que la dirigencia nacional del principal partido de oposición se encuentra más que extraviada.

Pero el daño ya está hecho y además abona al discurso de la 4T que describe al panismo como una organización conservadora y radical.

Es un agravio, por si fuera poco, en contra de quienes sí son aliados del panismo, los militantes del Partido Popular en España, con los que tienen afinidades históricas y elaboradas a partir de proyectos.