CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

El Metro, las líneas del desastre

Marcaje Personal

Julián Andrade, periodista, escritor y fundador de El Bastión de Papel

@JandradeJ @ElBastiondeP

Colapsó el Metro. Es un desastre y tendrá implicaciones graves. Lo primero que se deba lamentar, por supuesto, es el luto en al menos 25 familias, las decenas de heridos. Luego las pérdidas económicas que causará la suspensión de la Línea 12.

Tendrá que realizarse una investigación de carácter independiente e internacional, como ya anuncio la Jefa de Gobierno. Esto es muy relevante debido a la magnitud de lo que ocurrió e inclusive de lo que pude provocar, ya que nunca hay fondo para las tragedias.

Las indagaciones son necesarias para que algo así no vuelva a ocurrir nunca y para que los ciudadanos estén seguros en uno de los transportes más utilizados.

Hace décadas, el 20 de octubre de 1975 dos trenes se impactaron en la estación Viaducto de la Línea 2  y el saldo fue de 31 muertos y 70 lesionados. En aquella ocasión se culpó a los conductores de modo injusto, porque en realidad el percance se debió a múltiples fallas en el manejo y en la propia planeación de los itinerarios.

Ahora vendrá una ola de indignación, bastante explicable, para buscar responsables, pero es importante tener una idea de lo que pudo llevar al derrumbe de una de las trabes que sostenían el paso elevado del Sistema de Transporte Colectivo en el tramo de Tláhuac, en la estación de Olivos.

Para colmo, la Línea 12, como todos sabemos, tiene una historia bastante accidentada, con cancelaciones recurrentes y trabajos de mantenimiento que se han prolongado por años.