CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Enrique Serna

@esernamx

Era la última semana del pasado mes de mayo cuando la cuatro te, se regocijó con una felicitación que días antes hizo llegar la Organización Mundial de la Salud, por las medidas tomadas para enfrentar la amenaza del Covid-19. La mañanera fue la palestra que dio a conocer la noticia al país entero. Un anuncio que vino como anillo al dedo para apuntalar la faraónica figura presidencial. “Aunque les arda”, repetían sin recelo los alfiles oficiales en casi cualquier medio.

Pero así como la espuma sube, también baja. Tras medio año la inmaculada imagen de nuestro país ante los ojos de la máxima autoridad sanitaria mundial cambió diametralmente. En un mensaje, el Doctor Tedros Adhanom, director de ese organismo; pidió a México tomarse más en serio la atención de la epidemia, pues las últimas cifras de la enfermedad nos colocan entre los países de mayor riesgo.

Desde luego la recomendación fue ninguneada desde Palacio Nacional pues según el Doctor, Hugo López-Gatell; no se dirigió a nuestra nación sino a todos los países. Tal vez se dirigió a todos los países que se llamen México; lo que dijo Adhanom Ghebreyesus textualmente fue:

“México está en mala situación frente a la epidemia de covid-19, que vio duplicar el número de casos y muertes entre mediados y finales de noviembre».

«Queremos pedirle a México que se lo tome muy en serio».

Ni como negarlo con calles y plazas llenas de gente; y es que no es complicado trasladar la responsabilidad a la población que no se cuida y no respeta las medidas sanitarias, pero como dijera el clásico; “si ya saben como soy…”.

Si las autoridades ya saben que la población es desobediente o irresponsable, de nada sirven las recomendaciones oficiales si se ofrecen actividades para que la gente sienta la cosquillita de salir a la calle; no me refiero a las actividades económicas de las que dependen muchas familias, sino a otras que se asemejan más a un acto recreativo que a una actividad esencial.

Para muestra un solo botón, a principios de noviembre la SEDENA inauguró una exhibición militar en el Monumento a la Revolución, pero quizá se montó la exposición para que la gente no fuera a verla ya que no había que salir de casa si no era necesario.

México superó el millón de contagios y las cien mil muertes porque la permisividad de las autoridades alentó la irresponsabilidad social y a la vez ofreció una razón más para mantener el encono entre la población.

En realidad la pandemia si llegó como anillo al dedo para afianzar a la cuatro te; la crisis vino de fuera, una excelente excusa de la debacle que se necesitaba para conseguir que la sociedad mexicana bebiera de la benevolente mano oficial.