CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Diputados Federales migrantes

Democracia Sin Fronteras

Enrique Andrade

@e-adradeg

El pasado 24 de febrero la Sala Superior del Tribunal Electoral (TEPJF), por unanimidad resolvió un tema de fundamental importancia para los millones de ciudadanos migrantes que viven en Estados Unidos, le ordenó al INE que realice las acciones necesarias para que en el nuevo Congreso Federal que elegiremos el próximo 6 de junio existan diputados migrantes, que obligue a que éstos sean postulados por los distintos partidos políticos dentro de aquellos que se les conoce como candidatos plurinominales. 

Esta sentencia cumple un viejo anhelo de la comunidad mexicana que vive en Estados Unidos y que como sabemos siguen siendo ciudadanos y tienen reconocidos en la Constitución los derechos políticos de votar y ser votados sin ninguna restricción, hasta ahora, sin embargo, no habían encontrado la oportunidad para ser representados y hacerse oír en la máxima tribuna nacional; sin embargo, la voluntad política que faltó, fue sustituida por la fuerza de la interpretación constitucional, de las Magistradas y Magistrados.

La sentencia 21/121 es el colofón de una historia de buenas resoluciones sobre el tema que inició el 20 de diciembre, en el que el mismo Tribunal Electoral en la sentencia 121/2020 llamada de la inclusión democrática, ordena al INE  a que considere acciones que permitan a grupos  hasta ahora en desventaja política como los indígenas; afro-mexicanos, miembros de la comunidad LGTV, y otros, que se consideren sub-representados, que puedan llegar a la cámara de diputados mediante la expedición de diversas acciones afirmativas, que en su momento obliguen a los partidos a postularlos, para que puedan ser electos.

El INE realiza lo ordenado por la Sala Superior, pero en el caso de los de los mexicanos residentes en el extranjero señala que ya es tarde y que se necesitarían modificaciones legales para que esto fuera una realidad. El Tribunal Electoral contrario lo argumentado por el INE, en su sentencia, determina que aún es tiempo de que esto pueda realizarse, que justamente la etapa de registro de candidatos no se ha terminado y que es factible que se postulen a dos candidatos migrantes, hombre y mujer dentro de los primeros diez, en cada una de las cinco regiones electorales que existen en el país. 

 Si hubiera la mínima voluntad política y un correcto acatamiento por parte de los partidos políticos y de las autoridades electorales, debería de haber 20 diputados migrantes en el próximo Congreso, lo que colocaría a México como uno de los países más aventajados en este tema de inclusión de su diáspora.

Es importante señalar que los diputados migrantes como es el caso de los de Zacatecas, Lizbeth Márquez y Felipe de Jesús Delgadillo, ayudan a visibilizar las condiciones en que viven las familias migrantes, sus miedos y los obstáculos que enfrentan; “cada decisión que se toma en el Congreso de Zacatecas pasa por la mirada migrante”, apuntó Lizbeth.

Los diputados migrantes van a ayudar a que se cuiden los recursos que los consulados de México tienen para la protección a los paisanos, a que existan nuevos programas sociales para ellos, a ser un enlace con las autoridades nacionales y con los lideres y representantes políticos mexicanos que están al norte del Rio Bravo.

En suma, van a ayudar a crear conciencia de que el futuro de México y el de Estados Unidos, no se puede entender sin la presencia de ese 30% de paisanos que nos faltan en el país, casi 35 millones de paisanos en Estados Unidos y que este grupo, además, aporta más de 40,000 millones de dólares al año, que actualmente representa la principal fuente de dólares, después de la industria automotriz.