CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Cruda poselectoral, capítulo legislativo

Mancha Humana


Julio Pérez de León, periodista
@Vago_Estepario

Fueron juntos en 219 distritos uninominales, en una división territorial que se basó en aquellos ligares donde tenían más fuerza los partidos y que con el respaldo de los otros organismos tendrían garantizada el triunfo electoral.

De esos 219, distritos 77 les corresponderán a candidatos militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de acuerdo a los resultados definitivos distritales (faltan impugnaciones) el tricolor ganó 31. Al Partido Acción Nacional (PAN) le tocaron 72 candidatos emanados de sus filas, de los cuales ganó en 71 y se tuvo el tino de solo asignar 13 al Partido de la Revolución Democrática (PRD), pues solo ganó en cinco; en total, 107 distritos de los 219, para una efectividad de 48.8%

Tales son las cifras por partido de la alianza Va X México, aquí se dijo desde diciembre, que de acuerdo a los resultados en la elección del 2018 la citada coalición no tendría los resultados anhelados y esperados. Aunque esto no es lo sorprendente, que en esta columna se le haya “atinado” a que para tener agua tibia se requiere de ponerla a calentar, sino que ya para el 2022, 2023 y 2024 piensan PAN-PRI-PRD ir en coalición, al menos, legislativa.

A modo de contraste, Morena como partido por sí solo consiguió 121 distritos, PT y PVEM 32 y 32 respectivamente, estos últimos, antes de chiquillada ahora son la medianada y desplazaron al Sol Azteca. Y hasta comienza a despuntar MC sin alianzas.

Las perspectivas no son mejores que las campañas, lo único que une a la tripleta-perfecta y exacta es que buscarán echar atrás toda iniciativa proveniente de Palacio Nacional o de Morena, o que huela a cualesquiera de ambos dos en conjunto y al unísono. Previo al arranque de sesiones este 1 de septiembre, seguramente tendrán sus plenarias de manera individual donde echarán rienda suelta a su creatividad y propondrán contrarreformas a las ya aprobadas, no se esperan alternativas que mejoren el cuerpo legal previamente aprobado por la aplanadora morenista.

Sin embargo, se anhelarían otros puntos coincidentes además de los mencionados, y que Alito Moreno como coordinador tricolor y tal vez Santiago Creel y hasta en un descuido Margarita Zavala por el lado blanquiazul, y del lado el amarillo-negro es poco relevante quien busque operar, tiene poco con qué negociar, lo puedan sacar avante.

Y no precisamente con la meta de mejorar al país, porque nunca lo han intentado, sino para que parezcan un poco más oposición y tomen algún nivel de fuerza con miras al 2024, y den algún nivel batalla en esa contienda. El reto más que echar a andar un liderazgo, que no se ve por dónde, radica más en el impulso que se le pueda a dar temas legislativos de largo aliento, a modo de sugerencia, qué hacer con eventuales desechos que se generaran al término de la vida útil de paneles solares, mecanismos para echar a andar a Profepa y Sagarpa y se pueda obligar a las empresas navieras petroleras o de carga en general que sufran hundimientos en las zonas litorales, habría un largo etc., pero no se me paga para y por ello, además no es el punto de esta columna.