CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Democracia Sin Fronteras

Enrique Andrade

@E_andradeg

Después de largas discusiones y debates sobre el procedimiento y sobre la pregunta, el próximo 1 de agosto tendremos en México el primer ejercicio de consulta popular organizada por el INE, conforme lo considera la Ley Federal de Consulta Popular (LFCP) expedida en marzo de 2014. Una oportunidad ciudadana para expresar nuestra voluntad en torno a si estamos de acuerdo en que se inicien los procedimientos para juzgar a actores políticos del pasado.

 Hay que recordar que la pregunta no es si estamos de acuerdo en que se juzguen a los expresidentes, ya que esta redacción consideró la Suprema Corte de Justicia que involucraba temas de derechos humanos, y de acuerdo con la LFCP existe la prohibición de consultar sobre estos aspectos ya que una opinión ciudadana no puede ir sobre los derechos de juicio justo y presunción de inocencia.

Desde luego podemos adelantar desde ahora que ganará el sí, la cuestión es si el numero de participantes rebasará el 40% que señala la LFCP para que esta respuesta obligue a las autoridades a actuar, lo que significa que debemos de participar cerca de 37 millones de ciudadanos para que esto suceda, se ve muy difícil, no solamente por la falta de interés sino por que se desconoce que consecuencias tendría esta opinión mayoritaria, un ¿linchamiento social?, ¿un juicio público en el zócalo?

Si no se llega a esta cifra las cosas quedarán como hasta ahora, es decir las autoridades de justicia deberán actuar conforme corresponda, si es que existen elementos para que se inicien los respectivos juicios actuaran en consecuencia y si no pues no. Lo que se ve desde ahora es que en caso de que no participe ese 40% la culpa será endosada al INE y será un nuevo pretexto para buscar la remoción de sus actuales integrantes.

 La promoción imparcial de la participación en la consulta en medios de comunicación le corresponde al INE que utilizará los tiempos del estado a partir del próximo 15 de julio, existe prohibición para que terceros contraten medios para promover la consulta o para influir en la decisión, sin embargo, no está prohibida la promoción de la consulta por otras vías por parte de terceros, es decir, folletos, espectaculares, redes sociales, etc.

La consulta popular es un mecanismo útil en las democracias modernas, en Gran Bretaña se consultó sobre el Brexit para que abandonaran la Unión Europea, la respuesta fue Sí; en Colombia recientemente fue utilizada con éxito para preguntar si se perdonaban los actos terroristas del pasado, la respuesta fue No; en California se ha preguntado sobre la despenalización del uso de la mariguana, la respuesta fue Si. En México esperemos que en un futuro este mecanismo sea mejor utilizado y permita ponernos de acuerdo en cuestiones de trascendencia en donde puede haber distintas opiniones.