CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Cierres de campaña sin Sana Distancia

Cierres de campaña sin sana distancia
Sepa La Bola

@claudiabola

El nombre de esta columna lo dice todo. El fin de semana pasado vimos el «interés» de candidatos de todos los partidos por la población, o mejor dicho por su voto.

A nadie importó llamar a Susana Distancia, a la que sólo se le dio permiso de estar entre los mexicanos unos cuantos meses y luego una mayoría la mando a volar, entre ellos los partidos políticos y sus abanderados.

Desde el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador que en sus giras de trabajo, carga a niños pequeños y se acerca una vez más a ciudadanos, que toda la bola de candidatos irresponsables con la salud de sus electores, porque lo que ellos intentan mostrar es músculo. 

Sin embargo, esas viejas prácticas de acarreo, globos, porras y pompones, son sólo una auto ilusión óptica, lo más arcaico de las elecciones, porque a las personas que llevan son en su mayoría acarreados, el voto coptado pues, el que ya tienen en la bolsa, porque es de gente con poca conciencia política, cívica y sanitaria. 

Mire que llevar a niños pequeños y tenerlos horas y horas esperando el discurso central y final del candidato estrella, mientras los niños esperan jugando en pleno suelo, sentados allí donde más se concentra el Covid-19. Llevando ancianos que deben permanecer de pie, cansados y fastidiados en pleno rayo del sol, empujones y el calor de ese día.

Grupos de globeros, algodoneros, coheteros, taxistas, transportistas, mercados y otros tantos, son movilizados con sus pancartas, ya lo sabemos a cambio de que no les quiten el espacio, o no pierdan apoyos.

Se justifican estos actos masivos en que se pide el uso obligatorio del cubrebocas, pero la sana distancia, el gel y la toma de temperatura, ahí quedan para otra ocasión, pues fue entonces el momento de los apretujones, gritos a todo pulmón con o sin dicho utensilio en la boca, salpicando saliva.

Entonces vale recordar lo que dijo varias veces el subsecretario Hugo López Gatell que las mascarillas eran un falso protector, porque con su solo uso, se cree que ya la libro uno, pero no es así.

El INE y la secretaría de Salud que han firmado un convenio para cuidar la salud de los electores el día de la jornada electoral, este 6 de junio, pero ante estos eventos masivos, en plena pandemia, porque aún no acaba tengámoslo bien claro, nada han dicho. 

El semáforo es amarillo aunque parezca verde en realidad.

Y aunque el INE envío observadores electorales a los cierres de campaña, pues hasta ahora nadie ha dicho nada sobre la falta de medidas sanitarias, ni se alertó de evitar estos tumultos que bien podrían contribuir a elevar los índices de contagios que nuevamente van al alza.

Y Sepa La Bola pero los que simplemente no la hicieron y han de estar arrepentidos son los priístas que apoyaron a Alicia Robles para sustituir a su esposo como candidato del tricolor por Milpa Alta, por la Alianza va por la CDMX.

La señora en su papel de «Juanita» debe ser acompañada por su esposo en su campaña para que éste pida el voto para ella, diciendo que eso es como hacerlo por él, nos cuentan.

Y pese a estar impulsada con mucha propaganda y una brigada de unas 200 personas que día a día la promueven, nada más no despunta y el propio Israel Betanzos, presidente del PRI ya no pierde el tiempo en esa candidatura.

Cómo estará la cosa que la intención de voto va 1 a 2 a favor de Morena según la mayoría de las encuestas que ni siquiera se han percatado que Jorge Alvarado no es más el candidato porque fue bajado por orden de las autoridades electorales, para apoyar la paridad de género, siendo relevado por la mujer más próxima a el: su propia esposa, a la más vieja usanza política que ahora está de moda en varios partidos que se dicen distintos a los de antes.

EL PILÓN. Y ya casi en la víspera de la elección, se supo que Jorge Miranda Castro, candidato a presidente municipal de Zacatecas, fue denunciado ante la Fiscalía General de la República, con vista a la Unidad de Inteligencia Financiera, por los presuntos delitos de peculado, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Le están imputan que sus propiedades alcanzan los 250 millones de pesos, de acuerdo al valor catastral de los Registros Públicos, cuando su último salario y estímulos mensuales en bruto eran de 79 mil pesos, por lo que ni multiplicando por 20 años ese ingreso alcanza tales cantidades, apenas llegaría a 18.9 millones de pesos.

Y eso que, dicen, falta por investigar cuentas bancarias en Estados Unidos.