CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Periodista y Escritor

Al Ejército le encanta la lana

Canela Fina

Rubén Cortés

@Ruben_Cortes

Al igual que el gobierno, el Ejército adjudica contratos a dedo a quien le da la gana, lo cual indica que en este gobierno los militares se van a forrar de lana más que nunca, pues también están metidos en bancos, construcción, salud y aduanas.

Aunque falta mucho por ver las tareas que depara este gobierno a los militares, a juzgar por su negativa a condenar en la OEA al papel que da al Ejército la dictadura de Venezuela en “el uso de la fuerza y de tácticas intimidatorias del régimen quienes se le oponen”.

Por ejemplo, los militares obsequiaron 10 contratos por 355 millones de pesos para enseres y despensas a damnificados por las recientes lluvias en Tabasco, donde el gobierno inundó a poblaciones indígenas para no tener que inundar la ciudad capital.

Un paso más en la infiltración de los militares a las instituciones civiles en el país, pues ya construyen obras millonarias como el Tren Maya y los aeropuertos de Tulum, Chetumal y Palenque, así como el de Santa Lucía.

Pero ya no es sólo la infiltración en la vida civil, sino que el Ejército se adapta a las prácticas de opacidad del gobierno que lo utiliza, ya que éste, en el año que acaba de finalizar, adjudicó a quien quiso el 80.3 por ciento de los contratos con dinero público.

Una opacidad que es marca de la casa en el actual grupo gobernante, pues desde que este presidente gobernó por primera vez (hace 20 años en el entonces DF) los contratos públicos eran otorgados por libre inspiración y, luego, ocultada toda información.

Por ejemplo, a la actual jefa de Gobierno le correspondió en 2004 reservar como secreta, y por casi tres lustros, toda la información relativa a los segundos pisos del Periférico y del distribuidor de San Antonio.

Y a Bertha Luján (quien está construyendo su candidatura a gobernadora del Edomex) le tocó ocultar información que debía ser pública porque “podía dañar el prestigio y popularidad del Jefe de Gobierno”.

Como Contralora, Luján bloqueó con medidas presupuestales y legislativas la operación de una institución para el acceso a la información, y blindó la comunicación sobre los segundos pisos y los fideicomisos para obras públicas.

Una tendencia a la opacidad que practica el Ejército como nuevo integrante de este grupo de poder que hasta hace dos años lo despreciaba y acusaba de asesinar a los 43 de Iguala. Pero ahora forman un corro tan cerrado como una lata de Lechera.

Un régimen que en 2020 rompió todos los récords históricos de contratos entregados sin licitar, por un monto de 189 mil 488 millones de pesos. O sea…

Como Contralora, Luján bloqueó con medidas presupuestales y legislativas la operación de una institución para el acceso a la información, y blindó la comunicación sobre los segundos pisos y los fideicomisos para obras públicas.

Una tendencia a la opacidad que practica el Ejército como nuevo integrante de este grupo de poder que hasta hace dos años lo despreciaba y acusaba de asesinar a los 43 de Iguala. Pero ahora forman un corro tan cerrado como una lata de Lechera.

Un régimen que en 2020 rompió todos los récords históricos de contratos entregados sin licitar, por un monto de 189 mil 488 millones de pesos. O sea…

Lo más parecido a la corrupción que tanto critican.