CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Además de verosímil es cierto

Mancha Humana


Julio Pérez de León

@Vago_Estepario

Los partidos políticos se han convertido en oficinas de despacho y palomeo de listas de aspirantes a candidaturas que llegan y llegan al por mayor, desde las juntas municipales, a las presidencias municipales (ambos con cargada de regidores y síndicos) y alcaldías con sus concejales a las diputaciones federal y local a las gubernaturas, en resumen, se elegirán a más de 20 mil nuevos burócratas que atentos al llamado del pueblo se asumen como los nuevos paladines de democracia (en tiempos de Covid, agregaría el Premio Novel).

En la actualidad ya no hay diferencias ni distingos, carecen de la carga psicológica y mental de tener una ideología, un pensamiento político afín, un rumbo, una meta en la vida, estos personajes buscarán el voto del elector entendido y no entendido, estarán cargados de un vacío total; de la leyenda de que se convierten en representantes del pueblo y el viejo mito que sólo responden a los intereses de partido, ahora escasamente deben ponerse sus anteojeras y decir no a todo lo que del gobierno federal y su partido emane.

En ese caso se encuentran, presuntamente, 171 eventuales candidatos de igual número de distritos uninominales (de esos por los sí se sabe, a veces, por quién votar) de 300, de los cuales 60 serán del PRI, 57 del PAN y 54 del PRD. Cual rebanadas del pastel, el poder se reparte sin distingos de color, ideología y principios políticos, y es que, al momento de convertirse en diputados deberán impulsar no la plataforma de su partido (haya militado o no) sino de la coalición.

En la oootra esquina, la coalición, les corresponderá a Morena 66 eventuales legisladores, PT 44 y PVEM 4, su función será tener la anteojera en sentido contrario, votar por todo lo que venga del gobierno federal y su partido, para estos aspirantes se les hará un primer simulacro de lo que es estar en un episodio democrático, pues se elegirán mediante encuestas.

En ambas coaliciones hay un factor intermedio, pues no sólo se trata de que a una fulanita o perenganito alce la mano y diga “yo quiero” como antes se hacía, sino que ahora en aras de democrática transparencia serán electos vía dedo de las dirigencias –en algunos casos en otros ni eso- pues se dará prioridad a los diputados y ediles que hayan ganado en anterior elección y busquen la reelección, obviamente, por aplanadora solicitud del pueblo que ya votó por ellas y ellos.

Por si la carencia de ideología y plataforma partidista propia los partidos se aliarán en acuerdos de participación con organizaciones políticas: el PRD con Forte; el PAN con Vamos Juntos y Morena con Unid@s.