CITA TEXTUAL

Periodismo Independiente

Viernes Lúdico

Roberto Mendoza

@SoyRoMendoza

Después de 93 episodios terminó la serie de Vikings, poco más de 7 años y seis temporadas, pues el proyecto de Michael Hirst vio la luz en 2013 y a finales de 2020 terminó. La serie cuenta el ascenso de un campesino noruego que tenia el hambre de aventuras y la suficiente necesidad de fama y riqueza para emprender un viaje a lo desconocido logrando llegar a Inglaterra para saquear algunos templos y así inicia la saga de Ragnar Lothbrok, personaje histórico que incluso logra saquear Paris y es conocido en toda Noruega.

Al principio la primera temporada de Vikings, era una serie de poco presupuesto, pero tenía lo más importante, un buen guión, un buen director, actores prácticamente desconocidos pero con ganas de actuar y ser famosos, la serie estaba respaldada por History Channel y eso le daba cierta credibilidad histórica, de hecho la serie sí esta basada en hechos históricos, los vikingos sí saquearon Inglaterra e incluso Francia; se sabe que llegaron a medio oriente y que se enfrentaron con los rusos, también hay evidencias que algunos vikingos llegaron a Norte América y todo sucede en alguna de las seis temporadas.

Cuando llegó la tercera temporada de la serie, todo cambió: hubo presupuesto suficiente para filmar espectaculares peleas en castillos y con mejores actores, la serie se vendió a varios sistemas de cable en el mundo y después la compró Netflix para distribuirla, incluso la última temporada fue producida casi en su totalidad por los estudios de Amazon.

La serie además de tener un sólido transfondo histórico, nos va contando como es el enfrentamiento entre las distintas religiones y visiones del mundo en Europa, el ascenso de un campesino hasta lograr ser rey, el desarrollo de una simple villa de pescadores y agricultores frente a mar hasta ser una gran ciudad. La serie está plagada de intensas discusiones filosóficas sobre la religión, sobre todo la católica, pero también sobre otras. Tiene un gran componente político, desde la toma por la fuerza del poder y la sucesión dinástica, hasta unas elecciones democráticas.

También se plantean dilemas interesantes sobre la participación de la mujer, incluso en la serie hay varias reinas y otras mujeres que toman el poder de diversas formas. En algún momento de la serie también se discute sobre las adicciones y hay una gran visión incluyente de un personaje que vive con una discapacidad que no le impide ser un gran guerrero y un increíble estratega militar, incluso sus limitaciones físicas, no le impiden sentirse un dios.

Vikings es una gran serie sobre la humanidad, sobre la imperiosa curiosidad del ser humano, su increíble capacidad para aprender cosas nuevas, de su poder de adaptarse a las circunstancias, a la absoluta insatisfacción que tenemos todos por más: más conquista, más dinero, más poder, más fuerza, más sexo más, siempre más de todo.

Destaca también el poder conocer a los vikingos más allá del lugar común, no solo eran unos agresivos y salvajes, la serie explica su amplia cultura. ¿Cuándo veremos una serie así de interesante sobre los aztecas, o los mayas, o los olmecas? Tristemente no nos conquistaron unos Vikingos, sino unos seres más crueles, tan crueles que sólo conocemos unos pocos héroes mexicanos precolombinos.

Me parece que es muy sano y muy bueno que aún cuando miles de personas en el mundo esperaron con impaciencia este final, los productores no cayeron en la tentación de continuar la serie y le dieron un digno final. Pero no se desanime, el productor ya está en la etapa de preproducción de un crossover de una serie totalmente nueva Vikings-Valhalla